¿Cómo funciona?

Descargá y completá el formulario
Envianos el formulario a info@onlegal.com.ar
Te enviaremos el documento listo para firmar!
Descargar Formulario
Precio total: $1.200

Lo Básico Sobre Contratos de Licencias de Marcas

Este contrato permite, el uso de una marca para vender los productos que fabrica o un servicio a cambio de un precio

En el contrato de licencia o uso de marcas es obligatoria que sea de forma escrita, ya que luego deberá ser presentado ante el Registro de Marcas del INPI (Instituto Nacional de Propiedad Industrial), aunque no es necesario que el contrato conste en documento público, solicitándolo bien el titular o el licenciatario de la marca.

La finalización o extinción del contrato de uso o licencia de marca supone la finalización del vínculo legal entre los firmantes y la misma se regulará por lo pactado en el contrato. Por esta razón la importancia de utilizar un contrato redactado por profesionales. Debe aplicarse en su interpretación la buena fe o buen comportamiento de los interesados. También se entiende con la finalización del contrato la no obligación del pago del precio que se hubiera acordado, aunque se puede acordar otra cosa. El licenciatario no podrá usar la marca ni anunciarse indicando que es antiguo licenciatario de esa marca.

El contrato de uso o licencia de marca se utiliza para favorecer la explotación del nombre y reputación de la misma. Utiliza este contrato como una forma de ampliar o expandir tu empresa sin necesidad de efectuar una inversión directa. También lo podes utilizar para que otras empresas fabriquen productos que sean vendidos con tu marca y por lo tanto no tengas la necesidad de fabricarlos vos mismo. En estos casos, el empresario que acepta fabricar productos para otra marca también se garantiza una producción fija en un periodo de tiempo, lo que puede suponer unos ingresos fijos en su explotación.

El contrato de uso o licencia de marca, también conocido como contrato de merchandising, consiste en la autorización que el titular de la marca (licenciante) le otorga a un tercero (licenciatario) para que éste pueda comercializar los productos y servicios que fabrica o elabora el licenciante, quien mantiene la propiedad de la marca.

Obtené asesoramiento profesional

Consultá con un abogado especialista en contratos